Sobriedad

Después de tanto ruido y caos en mi mente, por fin un poco de silencio. No me refiero para nada al estar en un cuarto sin escuchar nada, eso es imposible. Los sonidos son parte de nuestras vidas: pájaros, sirenas de ambulancia, conversaciones en familia y con amigos, la lluvia cayendo, música en el fondo, etc. El silencio que estoy tratando de describir con palabras se trata del tipo que se encuentra dentro de nosotros. En mi cabeza ha dejado de crecer esa tormenta que parecía eterna y ha llegado a un momento de lucidez. Sobriedad. Siento una tranquilidad que por mucho tiempo, incluso me atrevo a decir años, no sentía. Estoy lentamente comenzando a mirar el mundo como lo hacía antes de que pasaran situaciones tan extremas que, sin quererlo, me llevaron casi a la locura. Doctores y pastillas que lograron un poco de calma, pero insensibilidad al mismo tiempo. Soluciones temporales en las que tenía que abandonar mi ser sentimental por un robot más, un maniquí que siempre lleva puesta una sonrisa, pero que con la más mínima llovizna se moja y se rompe.

Hoy, me levanto por la mañana y veo luz y tantas opciones de todo. Mi pecho siente esas cosquillas de volver a investigar, leer, hacer y descubrir todo. Y después de una taza de café, la vida se ve tan maravillosa como realmente es.

Un comentario en “Sobriedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s